POR  Indira Mata Plascencia

MEXICALI, B.C.- Las políticas emprendidas por el presidente estadounidense Donald Trump hacia nuestro país no garantizan el respeto al Tratado Internacional de Límites y Aguas entre México y Estados Unidos mediante el cual se otorgan históricamente 1850 millones de metros cúbicos anuales del vital líquido hacia las regiones de Baja California y Sonora procedentes del Río Colorado.

El Tratado firmado desde 1944 establece la entrega agua al norte de nuestro país a través del Río Colorado y el Río Bravo o Río Grande, pero la tensión en las relaciones políticas genera expectativas difíciles para zonas como el Distrito de Riego 014, uno de los más grandes y productivos del país con más de 200 mil hectáreas de cultivos agrícolas en los valles de Mexicali y San Luis, Sonora, que producen miles de toneladas anuales de trigo, algodón y hortalizas, principalmente.

El ingeniero Rigoberto López García, especialista hidráulico del Distrito de Riego alertó lo anterior toda vez que es necesaria la ratificación en el presente año 2017 del Acta 319 en los términos pactados ante la Comisión Internacional de Límites y Aguas (CILA) por los gobiernos de Estados Unidos y México, y que deben confirmar los volúmenes del vital líquido procedentes del Río Colorado así como una serie de acciones de sustentabilidad acordadas desde el año 2010.

IMG-20170203-WA0033-169x300

Durante un recorrido a la frontera entre México y Estados Unidos en el punto exacto donde cruza el caudaloso río ambos países denominado poblado Los Algodones al norte del municipio de Mexicali, López García explicó que la ratificación del acta incluye la transferencia de 21 millones de dólares del vecino país a cambio de volúmenes de agua que legalmente corresponden a nuestro país pero que a consecuencia del terremoto que dañó parcelas agrícolas y la red hidráulica no han sido utilizados. Los recursos serían para proyectos específicos de ahorro de agua, acciones ambientales y de mantenimiento “urgentes”, puntualizó.

El especialista agregó la otra dificultad mayor es la disminución de los volúmenes de agua como consecuencia del cambio climático en el planeta, que afectan las cantidades de nieve y evaporaciones de agua que abastecen al Río Colorado y por consecuencia modificarían las cantidades que se envían a la región, ya de por sí insuficientes.

De manera concreta la disminución agua en cifras por debajo de los 1075 pies sobre el nivel del mar en el Lago Mead que podrían llegar a 1050 pies sobre el nivel del mar de acuerdo a pronósticos climáticos, ocasionaría una reducción de 62 millones de metros cúbicos de agua para Baja California y Sonora. La siguiente medición está programada para el inicio del año 2018.

PERMANECE SEQUIA Y ESCASEZ DE AGUA PARA BAJA CALIFORNIA

La Comisión Nacional del Agua ha confirmado condiciones de grave sequía por la falta de lluvias en los últimos años, lo que ha impactado significativamente la recuperación de los mantos acuíferos que abastecen la Mesa Arenosa de San Luis Rio Colorado, Sonora, cuyas cantidades de agua están destinadas específicamente para el suministro de agua en las ciudades fronterizas de San Luis Rio Colorado, Mexicali, Tecate, Tijuana y Ensenada, con excepción de Rosarito, que no posee derechos de agua procedentes de esta fuente.

El incremento de la población en las ciudades fronterizas demanda actualmente 80 millones de metros cúbicos de agua anuales para Mexicali y 133 millones de metros cúbicos para Tijuana, cantidades que tienden a incrementarse por el continuo crecimiento demográfico.

IMG-20170203-WA0018-169x300

Otra de las fuentes de abastecimiento son los pozos de agua federales en el Distrito de Riego administrados por usuarios agrícolas que ascienden a un total de 425 con una extracción de 500 millones de metros cúbicos de agua anuales, otros 223 pozos más a cargo de usuarios particulares con 200 millones de metros cúbicos y finalmente los 64 pozos que suministran 198 millones de metros cúbicos autorizados a el abasto del vital líquido en las ciudades fronterizas de Baja California y de San Luis, Rio Colorado, Sonora.

Cabe recordar que el Acueducto Río Colorado Tijuana es la única vía de suministro de agua procedente del Rio Colorado a las ciudades de la zona costa de Baja California, es decir a cuatro de los cinco municipios del estado. Se trata de una especie de “intercambio” que se realiza para enviar las cantidades de agua del Río Colorado necesarias para la zona costa, pero que corresponden sólo a las autorizadas del acuífero de la Mesa Arenosa de San Luis.

Desde el poblado Los Algodones, frontera con el vecino país, el agua procedente del Río Colorado es conducida a la estación central del Acueducto en las faldas del cerro El Centinela a través del Canal Reforma que atraviesa toda la zona urbana de Mexicali en un trayecto de 120 kilómetros.

La magna obra de infraestructura conduce el vital líquido a la zona costa, es decir hasta el otro lado la sierra, a través de estaciones que logran bombear 6 metros cúbicos por segundo que pasan La Rumorosa a una altitud de 1,060 metros de altura con la potencia de 80 megawats de energía eléctrica.

Una vez bombeada el agua a La Rumorosa, es enviada por gravedad a la presa El Carrizo que suministra el vital líquido a ese municipio fronterizo, pero que además y por medio de la presa Las Auras es conducida a su vez hasta la presa El Florido, Tijuana, donde es potabilizada al 100 ciento para distribuirse también a Rosarito y finalmente a Ensenada, que enfrenta una grave escasez del vital líquido que implica cortes de agua diarios y durante todo el año.