AGENCIAS

27/01/2017

Han mencionado impuestos de hasta el 20%. México responde que con esa medida, el muro lo pagarían los estadounidenses, porque serían más caras las lavadoras, televisiones etc.

El presidente de EE. UU., Donald Trump, pretende fijar un impuesto sobre todas las importaciones procedentes de México para costear el muro que quiere construir en la frontera común, ha dicho el portavoz de la Casa Blanca, Sean Spicer, que primero ha cifrado en un 20%, pero luego ha reducido ese porcentaje.

El portavoz ha descrito esa medida como una decisión ya tomada por Trump y que el presidente quiere incluir dentro de una reforma fiscal más amplia que pretende negociar con el Congreso.

No obstante, Spicer ha convocado poco después a los periodistas al llegar a Washington para matizar que esta tasa del 20% sobre las importaciones sería “solo una de las opciones” que está considerando el nuevo presidente.

“No se trata de ofrecer detalles, todavía no estamos en ese punto. En vez del 20%, podría ser el 18% o el 5% (…) Estamos todavía en las primeras fases” de diseño del plan, ha agregado.

Lo cierto es que ese impuesto no se puede aplicar de forma inmediata puesto que está vigente el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), firmado por EE. UU., Canadá y México hace más de dos décadas.

Spicer ha mencionado que Estados Unidos tiene un déficit comercial con México, y ha tomado como ejemplo la cifra de 50.000 millones de dólares para explicar que, si se aplica ese impuesto del 20% sobre esa cantidad, se obtendrían 10.000 millones de dólares al año y se pagaría “fácilmente el muro solo a través de ese mecanismo”.

El déficit comercial de EE. UU. con México es de unos 60.000 millones de dólares anuales, con lo que la aplicación de este arancel sobre dicha cantidad generaría unos 12.000 millones al año, aunque el volumen total de las importaciones desde México ronda los 295.000 millones de dólares.

Los líderes republicanos Mitch McConnell, del Senado, y Paul Ryan, de la Cámara de Representantes, habían cifrado antes en entre 12.000 y 15.000 millones de dólares el coste de levantar un muro en los casi 2.000 kilómetros que restan por vallar en la frontera.

De acuerdo con el portavoz, “probablemente” EE. UU. es el único gran país que no grava las importaciones de productos de otras naciones y permite que “fluyan libremente, lo cual es ridículo”.

Trump ha desatado una crisis con México por sus amenazas para que ese país pague el muro que él ha ordenado construir en la frontera común, que derivó en la cancelación de la reunión con su homólogo mexicano, Enrique Peña Nieto, del próximo martes en la Casa Blanca.

El muro lo pagarían los estadounidenses

El secretario de Relaciones Exteriores de México, Luis Videgaray, desde la Embajada de México en Washington, ha indicado que con este arancel el muro lo pagarían los consumidores estadounidenses.

“Un impuesto a las importaciones de Estados Unidos a productos mexicanos no es manera de hacer que México pague por el muro, sino que lo paga el consumidor estadounidense, que pagaría más caros los aguacates, las lavadoras y las televisiones importadas, ha añadido el canciller.