No sé cómo se sentirán los más puristas, los que le rezan a Don Quijote y a Shakespeare, que se apasionan con Nicolás Alvarado y tienen web de inicio a la  “Rae”, al enterarse que un cantante, un músico ha ganado el Nobel de Literatura.

Para iniciar esta columna, debemos entender que una canción está escrita en versos, puentes, estrofas etc. y si muchas veces solo la “leemos”, son verdaderas poesías. Por ejemplo “Cantares” de Joan Manuel Serrat, en donde la letra es del poeta Antonio Machado. Es más fácil, para nosotros los latinos, claro, entender y disfrutara las letras en español, como por ejemplo la poesía que tan delicadamente canta Pedro Aznar en la canción “Dreams to return” (la canta en español), o el caso de Pablo Milanes, Presuntos Implicados, etc .

En el caso de Bob Dylan, este cantante, hace sus composiciones en ingles, por eso quizás no estamos tan familiarizados con sus versos, pero estos han llamado la atención de la Academia sueca, tanto así que decidieron darle el galardón: “Por haber creado nuevas formas de expresión poética dentro de la gran tradición de la canción estadounidense”. Con este escueto comunicado ha justificado la Academia  su dictamen.

Muchos cantantes han expresado su alegría, como por ejemplo Joaquín Sabina que expreso: “Hace que todos los que nos dedicamos a dignificar las palabras en el pop, nos sintamos premiados con él”. Para el cantautor español, este premio llego tarde, ya que para él, Dylan ha sido la influencia de muchas generaciones de músicos alrededor del mundo.

Hay voces en contra a este premio, claro; darle un Nobel de Literatura a un músico es como darle un Nobel de Medicina a un enfermero (no quiero ofender) para algunos, pero también se pueden tener sub lecturas de este premio, como por ejemplo que no ha habido un escritor en la actualidad que se lo merezca tan claramente, que no hay en la actualidad un Gabriel García Marquz o un Vargas Llosa, en donde todas las flechas de eruditos y gente común apunten a sus nombres. Quizás por una cosa de descartes la academia debió llegar a este músico. Ya pasando a planos más de conspiración (saludo a mi amigo Roger Saldaña) Dylan es abiertamente anti Trump y esto sería indirectamente una palmada a quienes piensan que el güero candidato no es una buena opción para la Casa Blanca.

Pero basta de “ambages”  y repasemos algunas de las frases de Bob, que lo hicieron ganador de este Nobel:

“¿Cuántas veces puede un hombre dar vuelta la cabeza, haciéndose el que no ve? La respuesta, mi amigo, está soplando en el viento, la respuesta está soplando en el viento.”

“Él que no está ocupado naciendo está ocupado muriendo”

“Cuando no tienes nada, no tienes nada que perder”

“Para vivir fuera de la ley debes ser honesto”

“Sí, desearía que por una sola vez te pudieras parar dentro de mis zapatos, sabrías lo molesto que es verte”

Jorge Bettancourt Castro       menosfaceymasbookcolumna @gmail.com